Introducción

D. Felipe Rinaldi, Rector de la Congregación Salesiana, fue el encargado de colocar la primera piedra de esta emblemática obra a principios de marzo de 1926. Mención especial merecen los Excmos. Sres. Condes de Bustillo -D. Pedro Armero Manjón y Dña. María Luisa Díez Hidalgo-, sin cuya aportación económica no se hubiera podido llevar a cabo la ejecución del proyecto. Sin embargo, la inauguración de las clases no se produjo hasta nueve años más tarde -el 1 de Octubre de 1935-, cuando el Cardenal Llundain en un acto solemne bendijo esta soberbia edificación en los por entonces, confines de Triana.

 

Sin duda, fueron muchos los sacrificios para que aquella obra se culminara. De ello, dieron buena cuenta numerosas personalidades de la época tales como Manuel Ríos Sarmiento, prestigioso abogado, quien encabezó una suscripción popular para la terminación del proyecto, o el propio Superior de la Congregación Salesiana, D. Joaquín Bressan.
El 24 de marzo de 1944 tuvo lugar el acto de inauguración de la Capilla de María Auxiliadora -actual Parroquia de San Juan Bosco-, consagrada por el Cardenal Segura, con la que se puso colofón a unas obrasque se prolongaron durante 18 años.
El importantímo papel desarrollado en el barrio por tamaña institución a partir de este instante, benefició y de qué manera, a una gran cantidad de alumnos de familias humildes, quienes tuvieron la oportunidad de recibir una formación educativa, ataviada de unos excelentes valores religiosos. Este compromiso de servicio adquirido con el barrio no ha cesado desde entonces, cubriendo etapas de verdadera necesidad, aliviando las penurias de un vecindario roto por las estrecheces de la posguerra.
 

 

 
Se trata por tanto, de una penetrante dimensión sentimental la que ha enlazado desde los orígenes a esta sobria edificación con su entorno. La robustez de este edificio, exento dentro del vasto paisaje apenas habitado durante el primer tercio del siglo XX, lo ha convertido en una seña de identidad inherente a la comunidad que lo envuelve.
Ha llegado a tomar pues, un valor semántico que se suma al conjunto de valores artísticos, estéticos y de uso que posee.