Descripción del Edificio

Desde el comienzo de las obras hasta la terminación de las mismas, pasaron dieciocho años. Este dato que en principio no despierta mayor interés, sin duda influyó en la introducción de importantes modificaciones entre el proyecto inicial y las construcción que hoy es posible contemplar. En este largo período, pudieron variar tanto las ideas de la Orden Salesiana, como las del arquitecto, además de las circunstancias.

Tanto la petición de licencia, como los planos localizados en el archivo municipal de Sevilla datan de febrero de 1928, dos años después del comienzo de las obras. Este retraso no debe resultar extraño en una época en la que incluso se pedían licencias a posteriori es decir, cuando las obras estaban construídas. El Superior de la orden Salesiana era entonces el padre Joaquín Bressan, quien junto con Antonio Gómez Millán, firmó los escritos como director de las obras. En julio de 1928 fue aprobado el proyecto.
Lo primero que llama la atención en el edificio es la proyección espacial del conjunto. En líneas generales se puede definir como una disposición ultrasemicircular y cerrada por un pabellón rectilíneo que forma la fachada a Condes de Bustillo -antes Juan Cotarela. Las funciones quedan así definidas y diferenciadas, como se deduce de un rápido examen de los planos.
El conjunto edificado consta de un cuerpo central de planta rectangular que se exhibe como fachada principal y que consta de tres niveles distintos bien remarcados en la fachada. A ambos lados de este pabellón central se alzan dos amplios bloques rectangulares con sus lados mayores normales a la línea de fachada, quedando a poca distancia de la verja de cerramiento a la calle. A la izquierda se encuentra la parroquia y a la derecha el salón de actos, que presenta una completa renovación en lo que se refiere a su interior.
Hasta aquí la disposición puede considerarse habitual, pero es en el diseño semicircular de las aulas donde aparece la novedad. La escalera de acceso a las mismas se encuentra en línea recta con la entrada principal del edificio, al fondo del patio. A ambos lados de la misma se ubican tres aulas, tanto en la planta baja como en la superior, lo que suman un total de doce.
 
La construcción está realizada con muros de fábrica de ladrillo, entramados de piso a base de viguería metálica y bovedillas. Las cubiertas inclinadas de tejado se encuentran en tos bloques laterales, estando constituida la del cuerpo central por paneles prefabricados a dos aguas, de reciente colocación. Por último, la cubierta plana es utilizada para la zona semicircular de las aulas.